Estudio revela las tendencias que cambiarán nuestra forma de trabajar en los próximos años

Un grupo de expertos de diferentes especialidades relacionadas con el lugar de trabajo han revelado las principales tendencias que, en su opinión, cambiarán el modo en el que trabajamos en los próximos 10-15 años.

En un nuevo informe de The Economist Intelligence Unit, patrocinado por RICOH, académicos y  directivos predicen los factores que afectarán y darán forma a los entornos de trabajo del futuro.

movilidad_laboral

En conjunto, las tres principales tendencias identificadas apuntan a un futuro más móvil y automatizado, donde los empleados estarán liderados por un nuevo tipo de directivo. Una encuesta en línea realizada a más de 500 personas encargadas de la toma de decisiones empresariales reveló que las tendencias que tendrán un mayor impacto en el trabajo del futuro serán: Intelligence Unit, patrocinado por RICOH, académicos y  directivos predicen los factores que afectarán y darán forma a los entornos de trabajo del futuro.

Ergonomía integral (Everywhere ergonomics). Según aumenta el nivel de digitalización, cualquier lugar, desde los hogares de los empleados hasta los espacios públicos, son posibles entornos de trabajo.

Automatización. El proceso de automatización podría hacer que algunos trabajos queden obsoletos, y se mantengan aquellos basados en la creatividad y en la inteligencia interpersonal.

Cambios en los patrones de trabajo. Los directivos deberán ser más eficaces a la hora de fomentar el talento para asegurar el éxito a largo plazo de la organización.

David Mills, CEO de Ricoh Europe, ha señalado que, “como parte de su visión a largo plazo, las compañías deben prepararse para la integración de las tecnologías del futuro y asegurarse de que cuentan con la capacidad y los recursos necesarios para optimizar los procesos básicos relevantes antes de su adopción”.

“De este modo se establecerán las bases para las nuevas formas de trabajar y la creación de auténticos entornos de colaboración, lo que ayudará a atraer y retener talento. La clave para lograrlo es la actitud y las cualidades de los directivos. Su función a la hora de dar autonomía y cuidar a los empleados será cada vez más importante para el éxito del futuro del negocio”, añade Mills.

Además de las tendencias clave que tendrán impacto en todos los sectores, el informe también imagina cómo serán los bancos, las administraciones públicas, los hospitales y las universidades del futuro. Para comprender cómo podrían evolucionar estos pilares de muchas ciudades europeas hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Automatización avanzada de los procesos bancarios, lo que forzará un enfoque diferente, centrado en sacar el máximo partido a las cualidades humanas.
  • Colaboración digital entre funcionarios públicos ubicados en diferentes localizaciones, conforme avance el ritmo del cambio en las prácticas laborales.
  • Los hospitales basarán su trabajo en personal experto y versátil, a medida que aumenta la presión presupuestaria y el número de pacientes con enfermedades complejas.
  • Las universidades adoptarán formas más flexibles de ofrecer un nivel de educación superior con el objetivo de acercarse a la realidad empresarial.

El CEO de Ricoh Europe concluye que, “mientras esperamos a ver qué tendencias acaban convirtiéndose en mayoritarias, debemos tener claro que durante los próximos 10-15 años el lugar de trabajo se convertirá en un lugar más fluido, conectado y proclive a la colaboración, gracias a las exigencias que supondrá trabajar en la era digital”.

Fuente: RRHHpress.com