Evaluaciones psicológicas laborales: Tipos, técnicas, datos y más

La importancia de las evaluaciones psicológicas laborales en el mercado laboral actual.

La búsqueda del personal o de los trabajadores adecuados para una empresa es una de las tareas donde aplican más esfuerzos. Y es que acertar con el capital humano es una de las claves del éxito empresarial. Para contratar a las personas indicadas hay que realizar una serie de pruebas y estudios donde se ponen a prueba las capacidades de los candidatos.
Es importante valorar tanto la aptitud como la actitud de los mismos en las distintas pruebas. Las evaluaciones psicológicas laborales cobran una gran importancia dentro del proceso de selección, ya que aportan una información indispensable para determinar si una persona es apta o no para desempeñar un trabajo.

¿Qué son las evaluaciones psicológicas?

Estas evaluaciones las realiza, generalmente, un psicólogo, que bien, puede formar parte del área de recursos de humanos de la empresa o pertenecer a alguna consultora externa que se encargue de procesos de selección de personal. En ocasiones, externalizar esta búsqueda implica un gasto menor que mantener a un psicólogo en plantilla. Sea cual sea la elección, es de vital importancia una mutua colaboración entre la empresa y el profesional que realizará las evaluaciones psicológicas. Conocer las necesidades de la empresa facilitará la toma de decisiones en los procesos de entrevistas individuales.
Este tipo de evaluaciones se realizan en determinadas ocasiones. La primera, y más habitual, es la incorporación de personal para un puesto vacante. Las pruebas las realizarán aquellas personas que se hayan postulado correctamente al puesto ofrecido. No hay que confundir esta búsqueda con la metodología usada en el hunting. Aunque tienen pruebas similares, los objetivos son distintos. También, las evaluaciones psicológicas se realizan para promocionar y valorar el capital humano existente actualmente en la empresa. La finalidad de estos análisis es conocer en profundidad qué personas podrían ocupar futuros cargos de responsabilidad o desarrollar funciones en una escala superior de importancia.

No cualquier profesionalmono blog

El profesional que se encarga de realizar las evaluaciones psicológicas debe presentar una serie de características imprescindibles. Generalmente, estos puestos los ocupan psicólogos que se han especializado en técnicas y metodología de selección de personal. Por lo que es importante que conozca a la perfección las características de los puestos ofertados, para poder decidir qué tipos de test o pruebas son las idóneas para la selección.

Conocer las funciones o tareas a desarrollar por los candidatos es la mejor forma de comenzar este proceso. Además, de una manera objetiva, este profesional tiene que analizar la filosofía de la empresa. Es importante conocer su funcionamiento, forma de trabajo y objetivos, para poder realizar una valoración real de los candidatos ofertados.
En las evaluaciones psicológicas laborales se evalúan una serie de virtudes muy apreciadas en cualquier empresa. Es importante tocar todos los aspectos cognitivos de los candidatos, para valorar de una forma precisa su personalidad y capacidad intelectual. Por ejemplo, la organización y planificación del trabajo es fundamental en cualquier empresa. Una persona responsable con buena memoria y capacidad de atención puede desarrollar esas características de una forma innata. Valorar la inteligencia del candidato y su aplicación real también es importante. Una persona con un coeficiente de inteligencia alto podría no ser la persona indicada, ya que la disciplina, el orden y saber aplicar constantemente un mismo método de trabajo son factores más decisivos.

La personalidad también es evaluada en estas pruebas laborales. Los candidatos deben mostrar una gran estabilidad emocional y capacidad de liderazgo. Es importante que el candidato sepa trabajar bajo presión y que no se frustre en sus tareas. Antes de potenciar el miedo al fallo, hay que valorar la iniciativa y creatividad. No hay que olvidar el trabajo en grupo. Aunque la autonomía siempre es una característica importante, debe de estar en consonancia con la realización de tareas colectivas.

Diferentes técnicas

Test_Zulliger

Actualmente, en las evaluaciones psicológicas laborales se aplican una gran variedad de test y técnicas, enfocados siempre, al puesto vacante existente. Los psicólogos apuestan por distintos métodos, alguno son cerrados y otros son más abiertos, permitiendo una conversación más fluida entre entrevistador y candidato. Por ejemplo, las entrevistas semi estructuradas tienen una metodología más abierta y le permite al candidato una mayor libertad.
Otras de las técnicas imprescindibles son las psicométricas, que valoran la inteligencia, la madurez emocional o las aptitudes creativas de un candidato. El test de Wais, el test de Raven, el test de Dominó o el test Mac-Quarrie son los ideales para este objetivo. Pruebas verbales y de ejecución donde el candidato demostrará su inteligencia, nivel de abstracción o su precisión.
Las técnicas proyectivas son las encargadas de mostrar la personalidad de los candidatos. El objetivo de estas pruebas es identificar qué puntos fuerte y debilidades puede presentar la persona que opta al puesto vacante. El test de Tro, el test de Phillipson y el test TAT son algunas de las opciones elegidas si se buscan unas pruebas semi estructuradas. En cambio, el test de Rorschach y el test de Zullinger, que consisten en estímulos visuales de respuesta verbal, se enmarcan dentro de las técnicas proyectivas escasamente estructuradas.

Técnicas de evaluación grupal

Las técnicas de evaluación grupal (TEG) son muy demandadas por las empresas. En ellas, se comparan, observan y exploran a los candidatos mediante situaciones de interacción. Por ejemplo, los grupos de discusión sobre temas de actualidad permiten identificar qué candidatos se mantienen informados día a día. También los ejercicios de rol playing tienen una gran importancia.
Los candidatos deben representar casos reales que les permitirán elegir una metodología para aplicar en estos casos. La toma de decisiones es importante, ya que marcará la diferencia entre un candidato preparado y uno que demuestra algún tipo de flaqueza o debilidad.
Estas técnicas son las más comunes y habituales. Los psicólogos en estas evaluaciones también incluyen una serie de técnicas complementarias en forma de test verbales y gráficos. Entre los primeros, el más utilizado es el cuestionario desiderativo, que consiste en una serie de preguntas y respuestas verbales. Dentro de los test gráficos, el números de opciones se amplía. Los test HTP, DFH o el test de Wartteg, combinan estímulos gráficos, con respuestas verbales o gráficas.
Si deseas contratar servicios de evaluaciones psicológicas laborales ingresa acá

Artículo realizado por: pagoranking