¿Qué es el hunting y cuáles son los pasos para encontrar al candidato ideal para un trabajo?

La importancia del hunting en el mercado laboral actual

La selección de personal para encontrar determinados perfiles de trabajadores es una tarea bastante complicada. Con el paso de los años, las exigencias del mercado laboral obligan a las empresas a realizar una búsqueda más profunda, creando para ello una nueva figura, el headhunter o cazatalentos.

El término hunting implica todo el proceso de selección que realiza este profesional. Esta búsqueda requiere de unos conocimientos y una metodología diferente a las clásicas selecciones de personal, ya que buscan perfiles que puedan ocupar altos cargos o estar en puestos de extrema importancia. Por supuesto, una característica fundamental que tiene que cumplir el candidato es que sea un auténtico valor añadido para la empresa.

Y es que en un mercado tan competitivo, una mala elección supone un gran gasto de presupuesto. Actualmente, el hunting es un sector en expansión y que requiere un trabajo meticuloso. Las consultoras externas que se dedican a esta tarea, reciben cada año un mayor número de trabajos y búsquedas. Demostrando que esta manera, aunque supone un gasto extra para la empresa contratante, es una inversión que garantiza contratar los servicios de un profesional a la altura de las expectativas levantadas. Sin duda alguna, la labor realizada por los headhunters está siendo un éxito.

Un servicio externalizado

Una característica o norma del mercado actual es externalizar el proceso de hunting. Como se mencionó anteriormente, la contratación de una consultora que realice la búsqueda implica un mayor gasto. ¿Por qué motivo entonces todas las empresas lo hacen? Para responder a esta pregunta, hay que analizar los perfiles por los que se suele apostar. Se tratan de altos cargos o puestos con mucha responsabilidad. Auténticos diamantes en bruto que serán capaces, gracias a su trabajo, de recuperar el gasto realizado por la empresa contratante. Este proceso hay que plantearlo como el primer paso de una inversión que asegura el éxito.

No hay que olvidar que esta búsqueda de personal requiere de mucho tiempo y de una metodología muy marcada. Además, muchas de las contrataciones son negociaciones confidenciales, por lo que se convierten en auténticas partidas de ajedrez. Un paso en falso o un error estratégico pueden romper una negociación, perdiendo la oportunidad de contratar un talento. Por este motivo, las empresas prefieren externalizar, ya que supone un ahorro económico y una mayor fiabilidad. ¿Vale la pena tener a un headhunter en plantilla o pagarle a una consultora externa por la búsqueda de los perfiles adecuados? Esa es la pregunta clave.

Una respuesta clara

Con los números sobre la mesa, la segunda elección gana claramente. La contratación de estos especialistas es una apuesta bastante segura. A la hora de solicitar el asesoramiento de un headhunter hay que elegir entre aquellas consultoras externas que conozcan a la perfección el sector estratégico de la empresa contratante. No hay que olvidar que existen distintos sectores económicos, y cada uno de ellos requiere de unos conocimientos previos especializados. Una consultora externa con conocimientos en el ámbito legal, no es la más idónea para buscar a un ejecutivo que, por ejemplo, desarrolle nuevas tecnologías. Afortunadamente para las empresas, los headhunters actuales están especializados en todo tipo de sectores económicos.

En este proceso de selección el headhunter es la persona que toma las riendas de la búsqueda. Este profesional no busca entre las solicitudes enviadas a la empresa. Se encarga de buscar el mejor perfil, se haya o no, postulado a dicho puesto. Esta cuestión es un valor añadido para la empresa contratante, ya que les permitirá contactar con el mejor candidato posible. El objetivo del headhunter es encontrar un grupo de candidatos que encajen con el perfil adecuado. Posteriormente, a través de entrevistas individuales elegirá a la persona que contratará la empresa.

Cómo debe ser el headhunter

La figura del headhunter también responde a un perfil determinado. Tiene que ser una persona dinámica, con un carácter abiertamente emprendedor y seguro de sus capacidades. Las habilidades sociales, el liderazgo y la iniciativa son imprescindibles. Si no es capaz de encontrar a la persona adecuada, no sería un buen cazatalentos. Además, debe conocer al detalle la actividad económica que desarrolla la empresa. Saber los puntos débiles que tiene la empresa le puede ayudar a buscar la persona indicada. Hay que recordar que estas contrataciones son inversiones, por lo que incluir un valor añadido asegura el éxito de la operación.

Una vez establecidas las necesidades de la empresa es hora de localizar a la persona adecuada. El headhunter como buen conocedor del mundo empresarial, empieza la búsqueda por las compañías con más experiencia en el sector. Si una empresa triunfa es porque tiene a profesionales capaces de liderar un proyecto. Estos son los perfiles necesarios.

Este trabajo requiere tiempo, conocer en profundidad el entramado organizativo de las empresas competidores requiere de muchos estudios y análisis. Un buen headhunter conoce a la perfección el mercado laboral y es que capaz de anticiparse a los movimientos y contrataciones de las distintas empresas.

El último paso

headhunting-search

Tras identificar a los candidatos ideales, el siguiente paso es concertar una serie de entrevistas individuales. Aquí se marca el comienzo de la negociación. El candidato debe sentir el interés de la empresa por contar con sus servicios, pero tampoco puede sentirse en disposición de un cheque en blanco. Esta tarea recae en el headhunter, que aprovechará las entrevistas personales para analizar el potencial de todos los candidatos. ¿Realmente ese candidato es la persona necesaria para la empresa? Una vez finalizada la entrevista hay que estudiar las referencias y su currículum vitae.

Una vez descartados los candidatos que no cumplen con las características. El headhunter trabaja estrechamente con la empresa para la elección final. Dependiendo del nivel de compromiso y del acuerdo que han firmado, el headhunter puede tomar la decisión directamente. Aunque en la mayoría de los casos, el cazatalentos se encarga de asesorar en esta decisión. Cuando la elección ha finalizado es el momento de cerrar la negociación con la firma del contrato. El trabajo del headhunter no ha finalizado todavía. El candidato contratado debe desvincularse de su anterior empresa. El cazatalentos debe asegurarse que no surge ningún tipo de problemas.

Para cotizar servicios de hunting pincha aquí

Artículo realizado por: pagoranking.